BLOG

Crisis del café 89

Rotura del Convenio de Precios Mundiales del Café en la Organización Internacional del Café (OIC).

Entrevista a Tomas Edelmann Blass, 4ta Generación de Finca Hamburgo.

¿En qué año sucedió la primera caída de precios del café a nivel internacional y en dónde te encontrabas?

Si no mal recuerdo, fue a principios del año 1989 cuando la Organización Internacional del Café anuncia que se terminaba el convenio, que por muchos años tuvieron los países productores de café y los países consumidores. En ese tiempo me encontraba yo en la Finca Hamburgo haciendo las labores de cultivo que por cuarto año realizaba después de haber cursado mis estudios.

¿En qué consistía el Convenio Internacional del Café de la OIC?

Tras la observación de altas fluctuaciones en los precios del café que representaban una desventaja para los productores, en algunas ocasiones y en otras para los consumidores, la Organización Internacional del Café consideró necesaria la negociación de un Convenio Internacional en el que pudieran participar tanto países productores, como países consumidores de café para regular los precios de este producto. Este Convenio, establecido en 1962, consistía en alterar, por medio de cuotas, las exportaciones a países consumidores, en el cual se observaba un exceso de oferta que a su vez hacia caer los precios del llamado Oro Verde, y que en muchas ocasiones eran mucho más bajos que el costo de producción. Por otro lado este mismo efecto repercutía a mediano plazo en la baja de producción internacional y por ende la alza de precios. De esta manera fue que se trató de conciliar la oferta con la demanda, logrando así precios estables por encima del costo de producción.

¿Cómo afectó a Finca Hamburgo la ruptura de este Convenio?

Finca Hamburgo recién había terminado cosecha y todo su café estaba almacenado en bodegas esperando recibir de la OIC la cuota correspondiente de exportación de 1989. Cuando anunciaron la ruptura, el precio del café se desplomó. Antes de la ruptura el mercado del café oscilaba entre un margen de 1.20 y 1.40 dólares por libra. Al romperse el Convenio, el mercado cayó hasta 46 centavos por libra, siendo el costo de producción en esa época alrededor de 90 centavos por libra en México. Lo que significó para Finca Hamburgo una pérdida de casi el 50%. Desde entonces el precio del café ha fluctuado de acuerdo a la demanda del mercado mundial, estando hoy en día, el café arábiga, alrededor de 1.50 dólares la libra.

¿Cuál fue la decisión de Finca Hamburgo para resolver esta situación?

Primero que nada, vender lo más pronto posible el café en bodegas al mejor precio posible para pagar créditos bancarios y reducir la deuda al máximo. No olvidemos que en esa época México llegó a tener devaluaciones de más del 100% anual y las tasas de interés era extremadamente altas. Después se buscó un mercado alternativo, tomando en cuenta la excelsa calidad del café que producimos hasta hoy día. Este lo encontramos en los cafés de especialidad que apenas comenzaban en el norte de América (EUA). Afortunadamente, ahí residía una asociación conformada por pequeños tostadores de todo el país interesados en cafés de especialidad (SCAA). Este grupo conocedor de que la única manera de conseguir estos cafés era pagar al productor su costo de producción más una utilidad que le permitiera invertir para seguir produciendo esos cafés excelsos. Desde entonces Finca Hamburgo ha sobrevivido a múltiples vaivenes del mercado del café y otros factores como plagas y enfermedades que han golpeado a nuestro país.

¿Cómo logra Finca Hamburgo mantener su productividad hoy en día?

Tenemos la gran fortuna de tener clientes que aprecian la calidad de nuestros cafés desde hace más de 20 años, llegando al grado de producir “micro lotes” de cafés muy especiales, como el Pacamara, Laurina (café con 70% menos cafeína que el arábiga normal), Pache, Maragogype y Gesha (el llamado Champagne de los cafés). Esto permite un alto posicionamiento en mercado de especialidad, siendo Finca Hamburgo un destino obligado para los que buscan saber más de este elixir. Hoy día Finca Hamburgo cuenta con un Hotel Boutique para recibir a todos los amantes del café y aquellos que quieren disfrutar de un país inigualable.

¿Cuál es el siguiente paso que da Finca Hamburgo para abarcar más de este ya mencionado mercado?

Recientemente, la 5ta generación de Finca Hamburgo abrió una cafetería en la Ciudad de México, llamada Postales de Café de Finca Hamburgo para ofrecer sus cafés no solo a los tostadores y consumidores conocedores del tema, sino al público en general. Nos emociona creer que sin mayor inversión en educación sobre el café, un cliente común puede disfrutar de este universo desconocido, pero muy interesante, para muchos. Muy pronto iniciarán con venta en línea de nuestros productos para que nuestros clientes, que viven en la Ciudad de México y en otras ciudades de nuestro país, puedan disfrutarlo desde la comodidad de su casa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *